Hi, How Can We Help You?

Cómo planificar el cierre del...

Cómo planificar el cierre del año 2016?

Se acerca el final del año 2016 y lo más habitual es que el ejercicio económico de las sociedades coincida con el año natural, es decir, que vaya del 1 de enero hasta el 31 de diciembre. Partiendo de esta premisa, es en esta última fecha cuando las empresas deben realizar el cierre de su contabilidad financiera a fin de poder determinar el resultado contable y patrimonial que ha obtenido la sociedad durante el año.
La contabilidad financiera es una técnica que está al servicio de la empresa. Aporta la información necesaria para que la entidad pueda evaluar y analizar los resultados obtenidos durante el año, y consecuentemente, los responsables de esta tarea puedan tomar las decisiones oportunas para que el negocio funcione y crezca óptimamente.
Además, una vez hacemos el cierre contable del ejercicio, para evitar sorpresas desagradables con la Agencia Tributaria y sus requerimientos de inspecciones, se realizará el cierre fiscal. Es importante conocer y cumplir am la normativa fiscal vigente y actualizada. Siguiendo los consejos que exponemos a continuación será mucho más sencillo que la contabilidad se ajuste a la imagen fiel de la situación de la empresa y que por tanto, toda la confección de las obligaciones fiscales pertinentes sean correctos.
Algunos de los aspectos más importantes a tener en cuenta a finales de año y que nos pueden llegar a ahorrar muchos dolores de cabeza son los siguientes:
Comprobar nuestro inventario. En caso de que nuestra empresa se dedique a la comercialización y / o transformación de mercancías, es importante que ésta disponga de un inventario de “stock” actualizado y que se adecue a la realidad ya que las existencias y su variación afectan al resultado de la empresa.
Debemos asegurarnos de actualizar correctamente las dotaciones de amortización del inmovilizado. Si hemos adquirido bienes durante el ejercicio, conviene que estén amortizados sólo por los días a partir de su compra. Además, es conveniente tener en cuenta que cumplimos con la normativa actualizada de las amortizaciones.

Fiscalmente, habrá que hacer los ajustes necesarios para adecuar nuestra contabilidad.
Verificar la cifra de clientes por cobrar. Es conveniente verificar las facturas que llevan tiempo sin cobrar y así plantear acciones como reclamaciones de pagos, reclamaciones de IVA, etc.
Comprobar que los impuestos están correctamente reflejados en nuestra contabilidad. Debemos comprobar el modelo 390 y revisar posibles facturas sin contabilizar o que puedan estar duplicadas.
Comprobar cuentas de gastos de personal. Habrá que revisar el modelo 190 y comprobar posibles errores o pagos que no se hayan contabilizado.
Revisar nuestra tesorería. Conviene revisar que nuestros saldos bancarios y de caja coincidan con el saldo real que hay en las cuentas bancarias y caja de efectivo. Hacer un arqueo de efectivo es esencial.
Siguiendo estos consejos a lo largo del año, trimestre a trimestre, evitaremos la carga de trabajo que supone a finales de año. Algunos de estos errores son muy habituales, así que conviene tener en cuenta ya que ganaremos en conocimientos sobre nuestra empresa para poder tomar las decisiones adecuadas y en tranquilidad en frente un posible requerimiento o inspección de la Agencia Tributaria.

Compartir post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *