Hi, How Can We Help You?

Cómo tributa el alquiler de b...

Cómo tributa el alquiler de bienes inmuebles en la declaración de la renta

Para saber cómo tributa el alquiler de bienes inmuebles en la declaración de la renta, es necesario conocer acerca del movimiento de la fiscalidad para propietarios (persona física) no profesionales ni empresarios. De acuerdo al artículo 22 de la Ley 35/2006, de la Ley de Impuesto sobre la Renta Personas Físicas, del 28 de noviembre, leemos lo siguiente:

Los ingresos derivados del arrendamiento o cesión de facultades del uso o disfrute sobre bienes o inmuebles rústicos y urbanos o derechos reales que recaigan sobre estos inmuebles, se consideran como RENDIMIENTOS DEL CAPITAL INMOBILIARIO.

De esto podemos sacar que los rendimientos de capital inmobiliario estarán constituidos por los rendimientos del arrendamiento de bienes inmuebles, siempre y cuando no se realicen como una actividad económica. De la misma manera, las cantidades percibidas por el resto de bienes cedidos (como muebles, enseres, etc) con la vivienda alquilada.

Por ello, para determinar el rendimiento obtenido por el propietario, hay que diferenciar entre los ingresos obtenidos en su totalidad y los gastos deducibles computados, una vez excluido el IVA.

Hay que destacar que la ley establece cuáles son los gastos deducibles. Por un lado están los considerados necesarios para la obtención del rendimiento. Estos se pueden aplicar a todos los rendimientos de capital inmobiliario y pueden proceder tanto de inmuebles urbanos, como de rústicos arrendados (sean vivienda o no). Sin embargo, son deducibles los siguientes:

1.- Los intereses de capitales que sean ajenos y que se hayan invertido en la adquisición o mejora del bien.

2.- Los gastos de reparación y conservación. Existe un límite para la imputación de los gastos expuestos hasta el momento. Sin embargo, el exceso se puede recuperar en años posteriores. (Todo esto de acuerdo al artículo 23 de la Ley 35/2006)

3.-  Las amortizaciones de los bienes inmuebles de donde procedan estos ingresos. También, con unos límites.

4.- Los tributos y recargos no estatales, así como las tasas y los recargos estatales.

5.- Saldos de dudoso cobro.

6.- Cantidades devengadas por terceros, como consecuencia de servicios personales. Un ejemplo podrían ser los gastos de comunidad.

Además, cabe señalar que se establece una reducción del 60% del rendimiento neto en los supuestos de arrendamiento de bienes inmuebles destinados a vivienda.

Cabe destacar, que el resultado final del rendimiento neto del capital inmobiliario puede ser negativo.

IVA en los arrendamientos

Hay que añadir que si el arrendamiento de un inmueble está destinado a ser local de un negocio, tendremos por lo menos una de las partes que es empresario o profesional. Para ello, la Ley sobre el Impuesto sobre el Valor Añadido, impone el devengo de este tributo al efectuarse el pago de la renta.

A continuación, el propietario del inmueble debe repercutir el IVA al inquilino y por lo tanto debe presentar las declaraciones correspondientes (modelo 303), como si se tratara de un empresario más.

Compartir post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *