Hi, How Can We Help You?

Cómo colocar los atrasos sala...

Cómo colocar los atrasos salariales en la declaración de la renta

Muchos trabajadores se preguntan ¿Cómo colocar los atrasos salariales en la declaración de la renta? Por ejemplo, si debemos declarar cantidades percibidas en 2016 de un contribuyente, por salarios pendientes de pago del ejercicio en 2014 ¿Qué se debe hacer? Por lo general los ingresos por rendimientos de trabajo personal, hay que imputarlos al período en el que hubiesen sido exigibles. Esto sería independientemente del momento en el que se realicé el cobro.

Sin embargo, suele suceder que los atrasos correspondientes a rendimientos tuvieron causas justificadas no imputables al contribuyente y no se percibieron en los períodos exigibles. En este caso (y cuando no estuvo mediando una resolución judicial), deben declararse en el año en que se perciben, pero imputándolos al período en el que fueron exigibles, mediante una declaración complementaria. Dicha complementaria no conlleva tener sanciones ni intereses o recargos.

En la declaración complementaria, el contribuyente debe incorporar a las rentas declaradas que no incluían los atrasos, las que ahora se perciben. Posteriormente se debe presentar este documento en cualquier momento dentro del plazo comprendido entre la fecha en que se perciben los atrasos y el final del plazo de presentación de declaraciones por IRPF.

Con los años de la crisis económica que sufrió España, éste es y fue un tema que causó problemáticas y dudas a muchos de los contribuyentes. Para poder responder nos remitiremos al artículo 14.2 de la LIRPF, específicamente en las letras a y b, en donde se mencionan reglas específicas acerca de los “atrasos salariales”:

Cuando la percepción de los atrasos tenga su fundamento en “otras circunstancias justificadas, no imputables al contribuyente”, dichas retribuciones se imputarán a los distintos ejercicios en donde los mismos se generaron, a través de la presentación de las correspondientes autoliquidaciones complementarias, sin sanción, ni intereses de demora, ni recargo alguno (artículo 14.2.b) LIFPR)

Aquí vemos que la LIRPF, para los efectos de la imputación temporal, reconoce en tales supuestos el criterio del devengo.

Si dicho pago obedece a una “resolución judicial”, dicha retribución se imputará “al período impositivo en el cual aquella adquiera firmeza” (artículo 14.2.a) LIRPF).

Consecuentemente, en tales casos, ponemos la norma aparte de los dos posibles criterios generales de imputación temporal (de caja y de devengo). Aquí se opta por un tercero distinto (el ejercicio en el que la “resolución judicial” adquiere firmeza).

Por lo general el cobro de atrasos por sentencia judicial es un tema que causa quebraderos de cabeza a muchos contribuyentes. Sin embargo, sabemos que, si no hay sentencia de por medio, esas cantidades deben imputarse al ejercicio en el que fueron exigibles. Por el contrario, si hay sentencia, se imputarán al ejercicio en el cual ésta fue firme.

Si usted es una persona que ha cobrado o que tiene pendiente salarios de años anteriores y desea cobrarlos, póngase en contacto con la Asesoría M. Gironès, que le ayudaremos gustosos.

Compartir post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *